Santa Bárbara

Día de viaje, salimos de San Francisco sobre las 11:00 previa visita al restaurante de Mr. Coppola, que estaba cerrado, así que sandwich y café en vaso de cartón en garito de fast food. Tras delibaraciones optamos por la vía salvaje, nada de autovía y a pelo por la interestatal 1, junto al Pacífico, pasando por Monterey, Carmel. Mac Donald en Santa Cruz, y seguimos viaje. Llegamos a Big Sur, alucinate paisaje de boscazos y acantilados. Imprevisto, la carretera cortada a la altura de San Simeón, retraso de una hora, se nos hace de noche. Nos hemos perdido ver el Xanadú de ciudadano Kane y sólo de pasada el hotel de Alex Madonna. Pillamos la 101 por poco, otro recorte hacia Santa Barbara. Ni una gasolinera, susto pero se salda con éxito. Llegamos al laberinto de Santa Bárbara, paso de coche, Antonio me releva y por fin encontramos hostal. Otra hamburguesa (seguimos manteniendo el «donde fueres haz lo que vieres»). Descubrimos la Fuengirola de California, el Pedro Antonio de los viejos tiempos en versión kinki americana. Cervezaca y a dormir. Mañana rumbo a L.A.

San Francisco II

Desayuno en Starbuck, café con vainilla y napolitana de chocolate, cogiendo fuerzas. Cogemos el coche dirección a Napa, pasamos por Sausalito y decidimos dar un paseo por Muir Woods. Un poco decepcionante el bosque de Muir, los redwoods no son de 200m ni de coña, pero bueno, un paseo campestre relajante. Un abuelete nos recomienda un sendero con cascadas, tras rataco de paseo nada de cataratas así que corriendo al coche que se nos hace tarde.
Cambio de planes, cambiamos Napa por comida en Sausalito, pescadito y postre de lujo en Spinnaker.
Volvemos a San Francisco, mirador de Twin Peaks con fotitos paisajísticas. Recorrido por el barrio de Haight/Ashbury, el reducto hippie, donde me pillo la gorra.

Paseo por Castro, el barrio gayer del pueblo, salimos rápidito de allí. Cena en japonés, la risa impera y la comida regulera. Reencuentro kandoriano, jeje, jojo, a por una copita al garito de jazz del barrio cutre/cool. Banda de tintes cubanos, gin tonic y ambiente curioso. Andando para el hotel. Aparcamos en la otra punta y a dormir que mañana iniciamos el viaje a L.A.

San Francisco

La búsqueda del oscar por La Dama y la Muerte empieza la cuenta atrás el día 2 de marzo. Salida Granada Málaga en coche a las 4:00 AM, vuelo a París con salida a las 7:00 AM y llegada a las 9:30 AM y estresante carrera para coger el París – San Francisco con llegada al continente americano a las 13:30 hora americana.
El día 2 comienza con cambio de hotel (el original reservado es un asco), cerveza en Chinatown, pizza en el barrio financiero, cerveza en RickHouse, vino en el hotel y a dormir.

A las 4:50 mi amigo Pepe me despierta. Alerta, se ha jodido el correo. De jarana con el ssh hasta las 7:00 AM, vuelta a dormir. Me despierto a las 11:00 AM, café con vainilla en Market Street, pasote de tienda MAC y Ferrari. Paseito al Embarcadero, cerveza y gambas. Bonita vista de la isla del tesoro, las gaviotas está gordas como focas. Nos pillamos el tranvía porque empieza a llover (de nuevo) hasta Nob Hill, a Antonio le da la vena religiosa y ratico en la catedral. Volvemos a Taylor St, a Pepe le apetece mejicano: super burrito de 15 $ con nachos y budweiser … me siento como la boa constrictor después de tragarse una vaca. Paseo en tranvía hasta Fisheman Wharf. Me pillo unos levis por 40$, me los pongo (los que traigo están viejunos) y paseito por el puerto hasta la playa con bonita panorámica de Alcatraz. Vuelta al hotel transcribo mis palabras en esta entrada y me preparo para ir al japonés a cenar que hemos quedado con Juli, Antonio Jesús y Esteban. Hasta mañana.

BxSoft Main Page